FRANCISCO DE GOYA Y LUCIENTES

Los 82 años de la vida de Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828) abarcan un amplio y trascendente espacio de la vida española. No ha habido ningún pintor en la historia de España tan comprometido con su tiempo, que dejara una visión tan mordaz y tan profunda. Y es que le tocó vivir dos épocas muy distintas, que casi coinciden con sus etapas vitales: la del optimismo de la Ilustración y la del pesimismo de la guerra y el oscurantismo. Hay un Goya sano, alegre y esperanzado que confía en la razón para cambiar el mundo en el que vive  y un Goya enfermo, que se duele de la tragedia de la invasión napoleónica, el fracaso liberal y el enfrentamiento entre las dos Españas.

Es el perfecto representante del Neoclasicismo y también del Romanticismo, digamos que es la excepción, una rareza entre los pintores de su tiempo.

Primera etapa – FORMACIÓN Y ETAPA ZARAGOZANA. 1760-1774.

La primera etapa, también llamada etapa aragonesa o etapa juvenil, es esencial para comprender el origen y la evolución de Goya y su obra.  Esta etapa coincide con casi los mismos años del reino de Carlos III (1759-1778)

En 1760, cuando solamente tenía 14 años, Goya inicia su carrera artística ingresando en el taller del pintor y profesor zaragozano, José Luzan Martrínez.  Luzan le enseña los rudimentos de la pintura y el dibujo. Durante estos años, Goya copia varias estampas, bodegones y temas devocionales. Los estilos preferidos de Luzan eran la estética rococó, de raíz napolitano-romana, en la que se había formado en Nápoles y el tardobarroco.  Estos dos estilos fueron los primeros que aprende Goya.

Segunda etapa – ASCENSO SOCIAL EN MADRID. 1775-1793.

Carton Pradera de San Isidro

Durante el año 1775, Goya salió de Zaragoza para ir a Madrid.  Francisco Bayeu convenció a Goya para empezar trabajando para Carlos III a la «Real Fábrica de Tapices».  Casi toda su segunda etapa la pasó creando los dibujos de los tapices.  Escenas costumbristas. En los cartones para tapices gusta representar escenas y juegos populares con personajes refinados y castizos a un tiempo.

Alrededor de 1778, por la combinación de una enfermedad y el deseo de ganar dinero, Goya comenzó a crear aguafuertes (grabados) sobre las obras de Velázquez. (Aguafuertes – «etchings»).  La creación de los aguafuertes es una constante que continua a lo largo de su vida.  En 1785 llega a ser vicedirector de Pintura de la Academia de Nobles Artes de San Fernando.  Pintor del rey en 1786, pintor de Cámara del rey Carlos IV en 1788, director de pintura de la Academia en 1795, para ser en 1799, primer pintor de Cámara.

Tercera etapa – GOYA PRIMER PINTOR DEL REINO. 1792-1810. 

Primera crisis de sordera.  Según Glendinning sufrió envenenamiento por plomo, lo que explicaría las alucinaciones que comienzan a reflejarse en su obra.

Los «Caprichos» son la primera serie de grabados de Goya realizados por aguatinta y aguafuerte.  Hay cuatro series de grabados, pero esta es quizás la más popular y importante.  La sacó a la venta en 1799 y tuvo que retirarla inmediatamente ante la amenaza del Santo Oficio.  A lo largo de 80 grabados repasa los vicios de la sociedad de finales del S. XVIII, la situación de la mujer, la superstición difundida por un clero inútil y explotador, además de un retablo de vicios y costumbres, utilizando a veces a animales para escenificar las lacras de la sociedad.  Deseaba una regeneración moral de la sociedad, anhelo que compartía con sus amigos Moratín, Ceán Bermúdez, Meléndez Valdés o su protector Melchor Gaspar de Jovellanos.

Detalle del n` 43 / El sueño de la razón produce monstruos

Grabado nº 43 de «Los Caprichos» – «El sueño de la razón produce monstruos», 1797

Es uno de nuestros mejores retratistas en la línea que ya inició su admirado Velázquez.  Como pintor de moda se codea y retrata a la familia real, a la nobleza y a sus amigos intelectuales y artistas.  Tanto si se trata de obras de encargo, como las hechas por iniciativa propia, siempre se mantiene fiel al modelo sin idealizarlo. Al contrario, sus personajes trasmiten hondura psicológica y algo de la subjetividad del artista. En muchos retratos de la nobleza  sus posturas rígidas nos indica la idea de la importancia que esta clase social tiene de sí misma.

Jovellanos.

Antes de la Guerra de la Independencia deja una serie de personajes, a los que trata con benevolencia e incluso con cariño, como el caso de «La Condesa de Chinchón»(1800, Museo del Prado), en el retrato de su amigo «Jovellanos» (1798) vemos a un ilustrado soñador y trabajador. En «La familia de Carlos IV» (1800, Museo del Prado) se muestra inmisericorde, trasluciéndose en las miradas de sus miembros una total vacuidad.  Goya no pintaría nunca estos cuadros para caricaturizar, sino para representar la nueva consideración de la realeza cuando la Revolución Francesa ha dejado su estela de terror y los tambores de guerra anuncian ya la decadencia del Antiguo Régimen.

Durante la guerra redujo su carácter de cronista a la expresión «yo lo vi», sus sentimientos sobre la guerra y sus atrocidades, se fijaron en su mente como una pesadilla.   Cuando en 1810 comienza la serie «Los Desastres de la Guerra» saca a la luz todas las terribles escenas, vividas, narradas por sus amigos o leídas, obligándolo a tomar partido a través de su arte.  No son un encargo, ni serán conocidos hasta muchos años después, sino la expresión de un deseo irrefrenable y pesimista sobre el drama de la contienda.  Ante la falta de medios, Goya dibuja escenas donde las figuras se recortan sobre fondos vacíos, llenas de contrastes y apenas gradaciones tonales, siendo la acción en escenarios intemporales, escenas sin conexión entre ellas, trata de escenificar la tragedia.  Las semejanzas compositivas de las estampas goyescas con cuadros y grabados de Füssli son innegables.  Esos elementos fantásticos tienen mucho que ver con la poética de lo sublime, que trata de sacudir al espectador de forma violenta.

Cuarta etapa –   1811-1827

Tras la contienda, Goya hubo de enfrentarse a un proceso de depuración que el regreso de Fernando VII para ser restaurado en el trono, hizo inevitable. Con su regreso trajo un reinado de miedo y terror.  Todos los que eran sospechosos de colaborar con José Bonaparte fueron encarcelados por alta traición. Goya también fue uno de los sospechosos, debido a que durante el tiempo en que José Bonaparte estaba en el trono, Goya fue pintor de la corte. Se ocultó durante tres meses con la ayuda de su amigo, José Duasa y Latre.  Solicitó hacer dos cuadros para colgar en el Real Palacio que conmemoraban el heroísmo y la lucha del pueblo frente al invasor:  «Los fusilamientos del 3 de Mayo» y «La carga de los Mamelucos». 

Jamás se colgaron en el Palacio y son la mejor muestra de su concepción de la historia, que no se construye para santificar héroes, sino a un pueblo víctima de la violencia y que nada puede hacer para evitar la tragedia.

Leocadia

En 1815 comienza a grabar la «Tauromaquia», donde parece retomar temas ya elaborados en los cartones de tapices y también los dibujos y grabados de «Los Disparates», una vuelta de tuerca más sobre los vicios, la indolencia y la superstición.  En 1819, tras una recaída de su enfermedad, compra la Quinta del Sordo, junto al Manzanares, que llena de escenas fantasmagóricas e impactantes como «Saturno devorando a sus hijos», «El Aquelarre», «Las Parcas», «Judith y Holofernes» o la sorprendente «Leocadia».  Ha desaparecido todo atisbo de razón, creando un mundo irreal en donde la maldad, lo demoníaco y la escenificación del caos tienen su marco.  Tras esta segunda grave enfermedad de su vida, Goya, anciano y agotado, se traslada a vivir a Burdeos.   Allí terminará sus días en 1828, confortado por las visitas de su hijo y de su nieto, y en la grata compañía del último amor de su vida, Leocadia Weiss, joven a la que había retratado junto a una tumba en las paredes de la Quinta del Sordo.

SUS OBRAS PRINCIPALES SON.

* La Triple Generación (1769)

* Aníbal vencedor (1770)

* La Gloria (1772)

* Pinturas de la Cartuja del Aula Dei (1774)

* El paseo por Andalucía (1777)

* El quitasol (1777)

* El cacharrero (1779)

* La nevada (1786)

* La vendimia (1786–1787)

* Don Manuel Osorio Manrique de Zúñiga, niño (hacia 1787)

* La pradera de San Isidro (1788)

* Autorretrato en el taller (1790 – 1795)

* La Duquesa de Alba y la dueña (1795)

* El Aquelarre (1797-1798)

* La maja desnuda (1790-1800)

* La familia de Carlos IV (1800)

* La maja vestida (1802-1805)

* Retrato de Isabel Porcel (h. 1805)

* El coloso (1808-1812)

* Pavo desplumado (entre 1810 y 1823)

* La carga de los Mamelucos (1814)

* El tres de mayo de 1808 en Madrid (1814)

* El entierro de la sardina (1812-1819)

* El Aquelarre (1819-1823)

* Duelo a garrotazos (1819-1823)

* Perro semihundido (1819-1823)

* Saturno devorando a un hijo (1819-1823)

* Visión fantástica o Asmodea (1819-1823)

Un comentario en “FRANCISCO DE GOYA Y LUCIENTES”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *